MECANIZADO POR ARRANQUE DE VIRUTA: FRESADO.

En el número anterior de este magazine, se habló a cerca del torneado como uno de los procedimientos de mecanizado por arranque de viruta.

A diferencia del torneado, donde la pieza gira y la herramienta se halla estática, en el caso del fresado, la pieza se halla amarrada firmemente, mientras la herramienta gira cortando material, al tiempo que avanza, siguiendo una trayectoria definida.

Todos hemos oído hablar de fresadoras y de centros de mecanizado. La diferencia entre ambos en que en el segundo caso, el movimiento de sus ejes se realiza por control numérico y disponen de un cambiador automático de herramientas.

También, quienes estamos relacionados, directa o indirectamente con el mundo del mecanizado, hablamos de mecanizado en 3 ,3+2 y 5 ejes. Los ejes hacen referencia al número de “direcciones” o trayectorias simultáneas que la máquina es capaz de manejar.

El mecanizado de 3 ejes es el más básico de todos. En este caso, la herramienta podría realizar los mismo que un lápiz sobre el papel, pudiendo al mismo tiempo variar la profundidad de corte. A estos tres ejes se les denomina X, Y, Z.

El mecanizado en 3+2 ejes, es idéntico al anterior, con la salvedad que la máquina es capaz de cambiar la posición de la pieza, permitiendo mecanizar en un sólo amarre de la pieza, hasta 5 caras. A los ejes X, Y, Z, se les suman los A y B, que son básicamente ejes de rotación, cuya función es cambiar la orientación de la cara a mecanizar. Estos movimientos de reorientación se realizan siempre cuando la herramienta no está en contacto con la pieza

El mecanizado en 5 ejes, además de permitir mecanizar las cinco caras de una pieza, permite en simultanear trayectorias en todos los ejes, consiguiendo como resultado, geometrías de gran complejidad que, de otra forma, no sería posible conseguir. Pensemos por ejemplo en una hélice con sus álabes, mecanizados partiendo de un único taco de aluminio.

Lo bien cierto es que el 95% de las piezas se mecanizan empleando estrategias de 3 ejes, aunque el hecho de disponer de tecnología de 3+2 ó 5 ejes ofrece las siguientes ventajas:

  • Reducción de los tiempos de preparación en terceras operaciones, ya que sólo es necesaria la preparación inicial y una segunda para “limpiar” la zona de amarre y efectuar los mecanizados en dicha cara.
  • Reducción de los plazos de entrega y de los costes de mecanizado.
  • Aumento de la precisión al mecanizar casi la totalidad de la pieza en una única fijación.